domingo, 24 de mayo de 2009

"Aspiramos a construir una izquierda política que sea leal con las luchas”


Entrevista a Esther Vivas, candidata de la lista Izquierda Anticapitalista (IA)


Martín Cuneo
Diagonal
Esther Vivas, activista social y autora de libros y publicaciones sobre globalización, movimientos sociales y consumo responsable.


DIAGONAL: Muchos de los integrantes de la lista provienen de los movimientos sociales y nunca se habían presentado como candidatos de un partido político... ¿Por qué apostar por la representación política en un parlamento? ¿Por qué no empezar con candidaturas municipales?


ESTHER VIVAS: Pensamos que hace falta una izquierda que rompa con las políticas social-liberales de gestión del sistema. Una izquierda que recupere una práctica política ligada a las luchas, impulsada por gente joven, por mujeres, por inmigrantes, en definitiva, por aquellos que sufrimos en primera persona las consecuencias de la globalización capitalista, de la privatización, del expolio. Creemos que es necesario empezar a construir un referente político y consideramos que nuestra iniciativa, de plantear una candidatura anticapitalista a las elecciones europeas en un contexto marcado por la crisis, es un primer paso en esta dirección.
No contraponemos nuestra candidatura a las europeas a otras experiencias políticas o iniciativas de tipo local, como por ejemplo las diversas experiencias de candidaturas locales que hay en Catalunya, al contrario, forman parte de una misma lógica, la de la búsqueda de una alternativa a lo existente.


D.: En estas elecciones también se presentan otras iniciativas, con un discurso en ocasiones semejante a IA en sus visiones sobre la crisis y el modelo de Estado... ¿por qué no una candidatura conjunta?


E.V.: Pensamos que el acuerdo con otras organizaciones políticas debe de ser fruto de procesos que se construyen “desde abajo” y en el tiempo, fruto de una confluencia real en las luchas sociales, cosa que no se ha dado de forma suficiente hasta ahora. No creemos en acuerdos electorales por arriba ni “en frío”. Por este motivo, no hemos planteado una candidatura conjunta con otras organizaciones, pero sí una iniciativa abierta a todas aquellas personas con las que compartimos objetivos y luchas en la práctica. El nuevo referente político a construir no debe de ser resultado simplemente de una suma de siglas, sino de la convergencia entre lo mejor de la tradición obrera, de los nuevos movimientos sociales y de la incorporación de nuevas generaciones de militantes, sólo así podremos construir una auténtica izquierda ligada a las luchas y a los movimientos de base. El gran reto histórico es organizar políticamente a muchos de las y los activistas activos socialmente pero que permanecen escépticos acerca de la posibilidad de construir una alternativa política.


D.: Otros partidos de izquierda también han apelado, y apelan actualmente, a los movimientos sociales, para representar en el Parlamento sus luchas. ¿Cuál es la diferencia en el caso de IA?
E.V.: Bueno, en realidad, nosotras y nosotros no apelamos a los “movimientos sociales”; estamos en ellos, antes, en y después de las elecciones. Ése es nuestro compromiso fundamental. Por eso, la palabra “representar” nos parece exagerada. Aspiramos a construir una izquierda política que sea leal con las luchas y movimientos sociales, que pueda ser apoyada pero también controlada por ellos. Ésta es la condición para que pueda haber representantes parlamentarios que merezcan confianza.


D.: La crisis económica y la situación en el País Vasco, con la proscripción de la izquierda abertzale de las instituciones, marcan las elecciones europeas en el Estado español. ¿Qué análisis tiene IA en estos dos asuntos? ¿qué salidas propone?


E.V.: Por decirlo en pocas palabras, la estrategia capitalista frente a la crisis se basa en una gigantesca e inacabable transferencia de fondos públicos a entidades financieras y a empresas privadas. Desde Izquierda Anticapitalista proponemos una estrategia que empiece exactamente en sentido inverso: hay que lograr la devolución al espacio público no sólo del dinero público expropiado por las políticas neoliberales por medio de privatizaciones, rebajas o anulación de impuestos directos, etc., sino también de los derechos sociales que nos han arrebatado, poner fin a la mercantilización de la vida que, bajo gobiernos de cualquier signo se ha impuesto desde hace ya 30 años.

En cuanto al “conflicto vasco”, apostamos por una solución negociada y por una salida democrática, que tiene que basarse en el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Euskal Herria. El primer paso debería ser derogar la antidemocrática Ley de Partidos y anular el proceso fraudulento del 18/98.


D.: ¿Cómo se está desarrollando la campaña? ¿Qué apoyos habéis recibido?


E.V.: La recogida de firmas ha ido muy bien: hemos encontrado mucho ánimo, mucha simpatía, muchas ganas de encuentro incluso con gente que no conocíamos. De hecho, hemos conseguido más de 18 mil firmas en pocos meses, cuando la Junta Electoral Central pedía 15 mil, y se han creado unos cuarenta comités de apoyo en todo el Estado integrados por gentes de IA y por gentes pertenecientes a distintos movimientos sociales.
Vamos a buscar el mayor número de votos posibles, claro, pero nuestro baremo para medir el éxito de la campaña no es la elección de diputados, sino ampliar y fortalecer la confianza y la convergencia entre la izquierda política anticapitalista y la izquierda social en el Estado español.



jueves, 21 de mayo de 2009

Un nuevo enfoque sobre el 11 de septiembre

por David Ray Griffin*

El profesor David Ray Griffin es una distinguida personalidad en el movimiento por la verdad sobre el 11 de septiembre en los EEUU y viene de realizar una gira en Europa dando varias conferencias que ha contado con numeroso público y que reproducimos aquí a continuación. El profesor Griffin hace un balance de cómo ha evolucionado la visión en su país acerca del 11/S: numerosas asociaciones profesionales se han creado y han realizado estudios, análisis e investigaciones científicas que demuestran la gran mentira de la versión oficial del presidente Bush de estos atentados. El FBI por su lado ha indicado no contar con ningún elemento permitiendo de acusar a Osama Bin Laden como responsable. También se ha demostrado que las pretendidas llamadas telefónicas de los pasajeros hechas desde los aviones secuestrados nunca existieron. La versión gubernamental no tiene ya ninguna consistencia.

He titulado mi conferencia «Un nuevo enfoque sobre el 11 de septiembre». Al sugerir que es hora ya de ver aquellos hechos con nuevos ojos, estoy pensando sobre todo en los que decidieron, desde hace mucho tiempo, que los atentados del 11 de septiembre se desarrollaron de la manera en que los describe la administración Bush-Cheney, y como se afirmó en los informes oficiales; estoy pensando en los que creen que el Movimiento por la Verdad sobre el 11 de septiembre, que pone en duda aquella versión de los hechos, se compone de adeptos de la teoría de la conspiración, desprovistos de toda capacidad de juicio objetivo. Esas personas, en su mayoría periodistas, que se han forjado su opinión desde hace tiempo, son impermeables a cualquier argumento que presente nuestro Movimiento. Se conforman con levantar los ojos al cielo y continuar su camino.

Pero nuestro Movimiento, al igual que los elementos con los que contamos, ha evolucionado considerablemente en estos tres últimos años. Rechazar de entrada nuestros argumentos, sin tomarse el tiempo necesario para examinarlos, no es un acto racional. Hoy más que nunca resulta inconcebible el levantar los ojos al cielo sin demostrar la naturaleza irracional de aquellos a los que se trata de desacreditar llamándolos «adeptos de la teoría de la conspiración».

Mi conferencia se dirige también, aunque indirectamente, a mis amigos, miembros del Movimiento por la Verdad. Algunos de ellos estiman, efectivamente, que como Bush y Cheney ya no están en funciones y como la administración Obama ha revocado algunas de las políticas basadas en los hechos del 11 de septiembre, ya no es tan importante que se sepa la verdad. Otros, al ver que la administración Obama sigue partiendo del principio que fue al-Qaeda quien atacó los Estados Unidos el 11 de septiembre, han llegado a la conclusión que no hay esperanza alguna de que se sepa la verdad y que lo mejor que podemos hacer es rendirnos.
Quiero decirles a todos ellos que la búsqueda de la verdad es ahora más importante que nunca, ya que muchas políticas, empezando por la guerra en Afganistán, no han sido modificadas. Además, la actual coyuntura, en la que los cambios políticos vienen a agregarse a la evolución de nuestro Movimiento, nos ofrece actualmente, por vez primera, una posibilidad razonable de obtener una verdadera investigación.

Entraré ahora en el tema de mi conferencia. ¿Por qué los adeptos de la teoría oficial de la conspiración tendrían que aceptar echar una nueva mirada al 11 de septiembre. Y estoy utilizando con toda intención el término «adeptos de la teoría oficial de la conspiración». Muy a menudo, la gente que cree en la teoría oficial sobre el 11 de septiembre llama desdeñosamente a los miembros del Movimiento por la Verdad «adeptos de la teoría de la conspiración», lo cual no es racional. Se habla de conspiración cuando varias personas conspiran en secreto para cometer un acto ilegal, como un asalto contra un banco o cualquier tipo de estafa.

Creer en una teoría de la conspiración, cuando se trata de un hecho, significa simplemente creer que ese hecho es resultado de una conspiración. Según la interpretación del 11 de septiembre que hizo el tándem Bush-Cheney, y que se convirtió en versión oficial, los atentados fueron resultado de una conspiración entre Osama Ben Laden y 19 miembros de al-Qaeda. Esa versión oficial es, por consiguiente, una teoría de conspiración.

Eso quiere decir que cada cual defiende su propia teoría de la conspiración sobre el 11 de septiembre. El debate sobre el 11 de septiembre no es, por consiguiente, un debate entre adeptos y antiadeptos de la teoría de la conspiración. Se trata simplemente de un debate entre quienes aceptan la teoría de la conspiración de la administración Bush-Cheney y los que se inclinan por una teoría alternativa, según la cual el 11 de septiembre fue producto de una conspiración en el seno de esa administración.

Los defensores de la teoría oficial de la conspiración no pueden por tanto, de manera racional, rechazar la teoría alternativa simplemente porque se trate de una teoría de la conspiración. La única interrogante racional que hay que plantearse es la siguiente: ¿Cuál es la teoría que mejor se sostiene en base a elementos probatorios?

Quiero precisar que cuando utilizo el término «teoría oficial de la conspiración» no lo hago de forma peyorativa. No hay nada de malo en el hecho de creer en esa teoría. Yo mismo la acepté, al principio. El problema es saber si usted cree en ella verdaderamente, si usted está tan convencido de la teoría oficial que eso le impide ver de manera objetiva los elementos que puedan contradecirla.

Razones para ver con escepticismo la teoría de la conspiración de Bush-Cheney Hoy más que nunca resulta irracional seguir creyendo en la teoría oficial de la conspiración, ya que disponemos de muchos elementos nuevos en comparación con el momento en que se grabó esa teoría en las mentes.
No sabíamos en aquel entonces, por ejemplo, que la administración nos iba a contar mentiras enormes, que provocarían a su vez millones de víctimas, entre ellas miles de americanos. Y mucho antes de mentir sobre las armas de destrucción masiva en Irak, la Casa Blanca había ordenado a la Agencia de Protección del Medio Ambiente, justo después del 11 de septiembre, que mintiera sobre la calidad del aire en el lugar donde se encontraba el World Trade Center.

El resultado es que alrededor del 60% de las personas que participaron en las operaciones de salvamento o de limpieza de los escombros hoy en día están enfermas, cuando no están muertas, y que la cantidad que va a morir como consecuencia de diversas enfermedades va a ser probablemente superior al número de víctimas que dejaron los propios hechos del 11 de septiembre. Ante tales hechos, sería difícil afirmar que la administración Bush-Cheney no estaba moralmente implicada en la organización del 11 de septiembre y en la disimulación de estos.

Tenemos también otras razones, poco conocidas en aquel entonces, que nos llevan a ser escépticos en cuanto a los informes oficiales. La mayoría de la gente creyó que la Comisión Investigadora sobre el 11 de septiembre se encontraba bajo la dirección de sus dos copresidentes: Thomas Kean, ex gobernador republicano, y Lee Hamilton, ex miembro demócrata del Congreso. Por consiguiente, aquella Comisión Investigadora parecía independiente, y no partidista. Pero la Comisión estuvo en realidad bajo la dirección de Philip Zelikow.

Fue Zelikow quien dirigió el equipo de 85 personas y quien se encargó de elaborar el Informe de la Comisión Investigadora sobre el 11/9. Y Zelikow era ante todo un miembro de la administración Bush-Cheney, cercano en particular a Condoleezza Rice, con quien coescribió un libro. Gracias a un libro de Philip Shenon, periodista del New York Times, sobre la Comisión Investigadora, ahora sabemos que Zelikow se mantenía en contacto con Rice, al igual que con Karl Rove, por aquel entonces secretario adjunto de la Casa Blanca. Shenon revela que, incluso antes de que el equipo comenzara su trabajo, Zelikow ya tenía trazadas las grandes líneas del Informe, y hasta había escrito los «títulos y subtítulos de los capítulos y títulos de secciones». Shenon nos dice también que Kean y Hamilton se habían puesto de acuerdo con Zelikow para que el equipo no conociera la existencia de aquel plan preestablecido.

En el libro que escribieron juntos sobre la Comisión Investigadora, Kean y Hamilton acusan a los «partidarios de la teoría de la conspiración» de que no basan sus teorías en los hechos sino que parten de sus teorías para buscar hechos que las corroboren. Kean y Hamilton afirman que, por el contrario, la Comisión Investigadora se basó en hechos probatorios y no en una conclusión: «Estábamos allí para oponer una teoría o una interpretación del 11 de septiembre a otra», escribieron. Admitieron, sin embargo que Zelikow atribuyó «el tema de al-Qaeda a [uno de los miembros del equipo]», a quien se le pidió «contar la historia de la más lograda operación de al-Qaeda: los atentados del 11 de septiembre». Si eso no es partir de una teoría, ¿de qué otra forma se le pueda llamar?

Si la Comisión Investigadora no fue independiente de la administración Bush-Cheney, ¿qué se puede decir entonces del NIST (el Instituto Nacional de Normas y Tecnologías), que redactó los informes oficiales sobre la destrucción del World Trade Center? El NIST es una agencia del ministerio americano de Comercio. Era, por consiguiente, una agencia que dependía, en aquel entonces, de la administración Bush-Cheney y se encontraba bajo la dirección de una persona nombrada por aquella administración.

Un ex empleado del NIST reveló recientemente que este organismo fue «ampliamente desviado del campo científico hacia el campo político». Los científicos que trabajaban para el NIST, afirma esa persona, «perdieron [su] independencia científica, y no eran más que ‘ejecutantes’». Y agrega: «Todo lo que producían los ejecutantes pasaba por el filtro de la dirección, y se evaluaba según criterios políticos, antes de la publicación.»

Además, según esa persona, los informes del NIST sobre el World Trade Center también tuvieron que ser sometidos a la aprobación de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y del Buró de Administración y Presupuesto –«brazo del Buró Ejecutivo del presidente»–, quien a su vez «había delegado especialmente a una persona para que supervisara nuestro trabajo.

Los informes del NIST, que afirman que las Torres Gemelas y el edificio 7 se derrumbaron sin ayuda de explosivos, son más informes políticos que científicos –lo cual confirma cualquier examen serio. No se concibe que los autores, personas que ostentan diplomas de física y de ingeniería, pudieran creer realmente lo que allí escribieron.

El nuevo rostro del Movimiento por la Verdad....SEGUIR LEYENDO AQUÍ


*David Ray Griffin, es profesor emérito de filosofía de las religiones y de teología en la Claremont School of Theology y la Claremont Graduate University.
Es también codirector del Center for Process Studies, que divulga y desarrolla la corriente filosófica de Alfred North Whitehead, basada en las ciencias.
Griffin ha publicado 34 libros, entre ellos 7 sobre el 11 de septiembre, 3 de los cuales han sido traducidos al francés: Le Nouveau Pearl Harbor, Omission & manipulations de la Commission d’enquête (premio de la Fundación Helios en 2006) y La Faillite des médias (medalla de bronce en la categoría Actualidades del Independent Publisher Book Awards en 2008).
Su más reciente obra es The New Pearl Harbor Revisited: 9/11, the Cover-Up, and the Exposé, elegido en noviembre del año 2008 como «Selección de la Semana» por Publishers Weekly (el equivalente estadounidense de Livres Hebdo).
Sus 2 próximos libros estarán dedicados al 11 de septiembre y tendrán por título: Oussama ben Laden: Dead or Alive? y The Mysterious Collapse of World Trade Center 7: Why the Final Official Report about 9/11 is Unscientific and False.

FUENTE

miércoles, 13 de mayo de 2009

Las Células del Espionaje Israelí Colapsan; Se muestra el Equipo Confiscado

Hussein Assi 12/05/2009

Día tras día, más células vinculadas con el Mossad están colapsando en Líbano.

En sólo un mes, seis redes formadas por decenas de espías y agentes al servicio de Israel han sido descubiertas en varias ciudades del sur y más van a serlo pronto.

Estas células fueron descubiertas gracias a la fructífera coordinación entre la seguridad de la Resistencia, el Directorio de Inteligencia del Ejército Libanés y la Rama de Información de las Fuerzas de Seguridad Interna (FSI).

Por supuesto, el descubrimiento de las células ha sido en sí mismo un logro del sistema de seguridad libanés. Sin embargo supone también un escándalo para el enemigo sionista y para todos aquellos que buscaron restar importancia a su papel y sus planes devastadores, excluyendo su implicación en todos los actos terroristas que tienen lugar en el país.

Así pues y a diferencia de lo que algunos libaneses pretendan creer, Israel no ha abandonado el país y no lo hará por su propia voluntad. Los agentes descubiertos en todo el país son la mejor prueba de ello.

La investigación de estas redes ha llevado al descubrimiento de más hechos sorprendentes a todos los niveles. Los agentes no se limitaron a permanecer neutrales en medio de una devastadora guerra contra su país, sino que tampoco dudaron en ayudar al enemigo a hallar “sus objetivos.”

Además, la inspección de los equipos confiscados a los espías vinculados a Israel mostró un espionaje dotado de instrumentos de alta tecnología. Un refrigerador utilizado para transmitir fotos de Líbano y Siria está valorado en 100.000 dólares y un USB en 70.000. Según los informes de prensa, las fuerzas de seguridad han logrado descodificar los códigos utilizados por los aparatos y equipos utilizados y han llegado a conocer sus técnicas y características.

El lunes, la policía libanesa mostró al público el equipo que, según un responsable de seguridad, fue utilizado por las redes de espías israelíes dentro del país, incluyendo un refrigerador de agua con un dispositivo que le permitía leer mapas. “El equipo fue utilizado para identificar cientos de objetivos en territorio libanés antes y después de 2006, algunos de los cuales fueron bombardeados aquel año,” dijo el responsable a los periodistas.

Además del refrigerador de agua, cabe citar una cartera de cuero y unos llaveros con compartimentos secretos así como una lata de gasolina que se utilizaba para ocultar minicintas, una radio y documentos de identificación falsificados. Los supuestos espías utilizaban algunos artefactos que parecían inocuos para comunicarse con Israel utilizando mensajes en clave, dijo el oficial.

Una fuente de seguridad libanesa destacó el alto precio de parte de los equipos, como el refrigerador utilizado por el general libanés Adib al Alam, que está valorado en unos 100.000 dólares.

El diario As Safir dijo que los detenidos habían realizado “importantes confesiones.”

Alam solía almacenar algunas fotos que sacaba en Líbano y Siria en dos pequeños refrigeradores y más tarde las enviaba a Israel.

GENERAL RIFI: MÁS CÉLULAS SERÁN DESMANTELADAS PRONTO

Entretanto, el jefe de las Fuerzas de Seguridad Interna Libanesas, Ashraf Rifi, negó cualquier vínculo entre el descubrimiento de las células y la potencial victoria de la oposición en las próximas elecciones libanesas, señalando que los dos temas eran completamente diferentes.

El general Rifi, que se reunió el lunes con el primer ministro Fuad Saniora y discutió con él el tema de las células descubiertas, fue citado por el diario libanés As Safir diciendo que la persecución contra las células del Mossad era un tema central de las Fuerzas de Seguridad Interna y su Rama de Información. Él dijo que la falta de capacidad había impedido la consecución de logros en el pasado, pero señaló que la situación hoy era mucho mejor.

Rifi realizó también un comentario acerca de las afirmaciones que señalan que su Rama estuvo dedicada a vigilar a las figuras de la oposición y de Siria en los pasados cuatro años y esto les había impedido perseguir a las células israelíes y dijo que tales acusaciones eran impropias. “Necesitábamos algún tiempo para fortalecernos con el fin de hacer frente a las células vinculadas al Mossad que se extendían en la profundidad de Líbano,” dijo. Él añadió que la amenaza israelí no era un juego “y todos los que deseen hacer frente a la misma y confrontarla deben estar plenamente preparados para ello.”

El jefe de las FSI dijo que las fuerzas de seguridad habían arrestado a un agente del Mossad hace unos pocos meses, pero mantuvieron su identidad en secreto “porque suponíamos que este logro no era suficiente y que no debíamos enorgullecernos antes de haber completado la misión.” Él añadió que esta acción había allanado el camino para el desmantelamiento de muchas células de espionaje en Líbano.

Rifi señaló que el arresto del general retirado Adib Alam había jugado un papel fundamental y decisivo en la neutralización de varias células. El general de las FSI dijo que esperaba que algunas más fueran desmanteladas pronto.

http://www.almanar.com.

Mas información sobre las anteriores detenciones,un miembro de la célula (A.A.) era el primo de Abdul Rahman Awad, que se cree que es el sucesor del líder de Fatah al Islam, Shakir Abssi.

martes, 5 de mayo de 2009

Israel Ensaya un Ataque contra Irán sobre Gibraltar

Mohamad Shmaysani 03/05/2009
Mientras EEUU está hablando acerca de un diálogo con Irán, Israel puede estar preparándose para la segunda opción: aviones de la Fuerza Aérea Israelí participaron recientemente en unas maniobras entre Israel y la colonia británica de Gibraltar cerca del sur de España, señaló el semanario francés L´Express el pasado fin de semana. Según el reportaje, el ejercicio fue llevado a cabo a 3.800 kilómetros de distancia de la Palestina ocupada y prueba que el ejército de ocupación israelí tiene planes para atacar sitios nucleares y sensibles de Irán.

Mientras tanto, el Jerusalem Post ha sabido que los reservistas de la Fuerza Aérea israelí que operan los sistemas de defensa antimisil Arrow y Patriot han comenzado recientemente a pasar un día a la semana de servicio para incrementar su habilidad con estos sistemas, entre el temor de que en caso de un conflicto con Irán decenas de misiles de largo alcance iraníes sean lanzados contra Israel.

“Estamos trabajando duro para estar preparados para la amenaza iraní,” dijo un alto oficial de la Fuerza Aérea Israelí. “Estamos preparándonos para ataques con misiles, cabezas divididas y otras sorpresas y necesitamos que todos, incluyendo los reservistas, mantengan un alto nivel operacional.”

Las maniobras abarcan varios escenarios, incluyendo el lanzamiento masivo de misiles contra Israel desde varios países al mismo tiempo y la necesidad de que un operador decida qué misil debe intentar interceptar primero y en qué fase de su vuelo.

“Existen difíciles dilemas a los que los operadores hacen frente en lo que se refiere a la defensa antimisiles,” dijo el oficial.

El pasado mes, la Fuerza Aérea de Israel realizó su prueba 17ª en la que un misil interceptor Arrow-2 derribó un misil que reproducía un misil balístico iraní Shihab.

A finales de este año, la Fuerza Aérea Israelí celebrará un ejercicio masivo y sin precedentes con fuerzas militares estadounidenses con el fin de probar tres diferentes sistemas balísticos de defensa antimisil, incluyendo el Arrow, fabricado en Israel, y los norteamericanos THAAD y Aegis, que serán llevados especialmente a Israel para el ejercicio.

El radar norteamericano X-Band de alta potencia, desplegado en el Desierto del Neguev a finales de 2008 como regalo de despedida del ex presidente estadounidense George W. Bush, participó en el reciente ejercicio del Arrow y siguió al blanco que se aproximaba.

Fuentes militares señalaron que este radar podía suministrar una alerta con “varios minutos” de antelación desde que un misil es lanzado desde Irán hasta que se supone que impacta en Israel.

GATES: UN ATAQUE CONTRA LOS SITIOS NUCLEARES DE IRÁN SÓLO PUEDE COMPRAR TIEMPO

Por su parte, el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, dijo que un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán serviría meramente para “comprar tiempo” y empujaría a Irán a desarrollar su programa nuclear de una forma más oculta. Gates añadió que las sanciones de la ONU son “la única vía para eliminar la determinación de Irán de tener armas nucleares.”

Hace dos semanas, el London Times informó que el Ejército israelí se estaba preparando para lanzar un ataque aéreo masivo contra las instalaciones nucleares de Irán al cabo de pocos días de recibir la aprobación de su gobierno.

“Israel quiere saber si, en el caso de que sus fuerzas reciban luz verde, ellas podrían atacar Irán en cuestión de días o incluso de horas. Ellos están haciendo preparativos a todos los niveles para esta eventualidad. El mensaje a Irán es que la amenaza no consiste sólo en palabras,” señaló un reportaje que cita a un responsable del establishment de defensa.

Entre los pasos adoptados para preparar a las fuerzas israelíes para lo que podría ser un muy arriesgado ataque, que requeriría bombardeos aéreos precisos, están la adquisición de tres Aparatos de Advertencia y Control (AWACS) y misiones regionales para simular el ataque, señala el reportaje.

The Times también indicó que entre los recientes preparativos de la Fuerza Aérea estuvo el ataque israelí contra un convoy de armas en Sudán que estaba destinado presuntamente a los militantes de la Franja de Gaza.

almanar

Datos personales

Escritora ultimahorajihad@gamail.com