lunes, 30 de agosto de 2010

Fitzcarraldo: La epopeya de subir y bajar el barco



Fitzcarraldo es una película alemana......

Para realizar su plan debe transportar un gran barco fluvial fuera del agua por encima de un monte, para lo cual cuenta con la ayuda de un gran número de nativos. La epopeya de subir y bajar el barco en una sola pieza unido al paisaje y a la ambientación clasifican al film en la categoría de cine-arte.

jueves, 26 de agosto de 2010

German army abandons investigation of officer who ordered Kunduz massacre

By Markus Salzmann
25 August 2010
No one is to be held accountable for the single biggest massacre carried out by German soldiers since the Second World War.

Following the lead of the federal prosecutor, the army has also abandoned its investigation into Colonel Georg Klein, who almost a year ago ordered an air attack near the northern Afghan city of Kunduz that claimed up to 142 mostly civilian victims. Preliminary investigations had produced no evidence of a breach of discipline, the Defence Ministry in Berlin said last week. Consequently, there would be no disciplinary proceedings against Klein.

In April, the federal prosecutor had concluded that the dropping of two 500-pound bombs onto two immobilised tankers that were clearly surrounded by numerous people, did not constitute a violation of “international humanitarian law”. Klein had not infringed international law nor had he breached Germany’s criminal code, the federal prosecutors claimed in order to justify their decision.

The abandonment of all investigative and disciplinary proceedings against Klein equates to a “first class acquittal” according to Spiegel Online. The website accuses the military investigators of acting out of a “misunderstanding of the esprit de corps”. The colonel will not even receive a warning, although a NATO investigative report shows he clearly violated the existing rules of engagement.

At the same time the proceedings against Klein were abandoned, the parliamentary committee of inquiry supposed to investigate the background of the massacre in Kunduz has been transformed into a farce.

On formal grounds, the Federal Court of Justice dismissed a request by opposition representatives to invite Defence Minister Karl-Theodor zu Guttenberg (Christian Social Union, CSU) and former Bundeswehr (Armed Forces) General Inspector Wolfgang Schneiderhan and ex-Defence Secretary Peter Wichert before the committee to clarify contradictions in their previous statements.

Previously, the Bundeswehr had refused to provide the inquiry with any information concerning the role of the KSK (Special Forces Command) and other important information, for “security reasons”. It decided autocratically what parliamentarians should be told and to what extent they may distribute and publish information.

This says a great deal about the real relationship between the army and parliament. Contrary to the spirit of the post-war German constitution and political practice, it is not parliamentarians who review the legality of military operations and hold the army leadership to account, but the military that dictates what information should be released to parliament and the public.

There are many indications that the massacre in Kunduz was intentionally and consciously brought about on the part of the army leadership in order to force politicians to step up support for a war that is rejected by two-thirds of the population.

From the start, the federal government and military top brass have done everything in order to conceal the facts surrounding the massacre. It was only when press releases and statements from the US authorities appeared that the true scale of the massacre was gradually revealed.

The then Defence Minister Franz Josef Jung (Christian Democratic Union, CDU) was forced to resign last year because for days he had denied there were any civilian casualties, despite his knowledge to the contrary. His successor, Karl Theodor zu Guttenberg, had initially defended Klein’s conduct but then later had to correct himself, calling the attack “militarily inappropriate”. He dismissed the most senior military figure, General Inspector Wolfgang Schneiderhan, along with State Secretary Wichert, because they had allegedly withheld documents.

If the Ministry of Defence now absolves Klein of all guilt, it is giving a free hand to the army to commit similar massacres with impunity. This “first class acquittal”, writes Stern Online, “will impact on the Bundeswehr mission in Afghanistan as a whole.”

In this way, the restrictions imposed on the Bundeswehr when it was established in the aftermath of World War II are being gradually overcome, and the policy of targeted killing legitimized—a policy that has been practiced by the US, British and Israeli army for a long time.

Foreign Minister and Vice Chancellor Guido Westerwelle (Free Democratic Party, FDP) recently defended the targeted killing of opposition leaders by NATO troops in Afghanistan as “legitimate”. “We need to know”, said Westerwelle, “that enemy combatants in a non-international armed conflict can and must be combated within the confines of international humanitarian law”.

Shortly beforehand, Defence Ministry spokesman Christian Dienst had stated that “targeted killing was in line with international law”.

The documents published recently by Wikileaks show that the policy of targeted killing in Afghanistan has long been used to break popular resistance to the occupation.

The practice of the Bundeswehr is no exception to this policy. After the massacre in Kunduz, substantial evidence came to light that the KSK was intimately involved in the targeted killing of insurgents. According to research by news magazine Der Spiegel, Klein had ordered the attack on the two tankers because he suspected several local Taliban leaders of being in the vicinity. The KSK, whom Klein consulted before the attack, had been tracking these Taliban leaders.

The latest calls by Defence Minister Guttenberg for the transformation of the Bundeswehr into a volunteer army and the abolition of compulsory military service must be seen against this background. The government and the military top brass are seeking to transform the Bundeswehr into an effective operational army, capable of defending the interests of German imperialism at home and abroad using all means and without any legal restrictions.

http://www.wsws.org/articles/2010/aug2010/kund-a25.shtml

martes, 17 de agosto de 2010

Rabinos ortodoxos con todo el poder

Por Jerrold Kessel y Pierre Klochendler

JERUSALÉN, ago (IPS) - Jerusalén es una ciudad santa, pero maldecida por esa misma condición. La zona de la explanada de las Mezquitas, para los musulmanes, o el Monte del Templo, para los judíos, muestra las diferencias entre, y dentro, de cada religión.

El muro occidental, último resto del antiguo Templo judío, se volvió un símbolo de unidad cuando en 1967, Israel se arrogó el control de la Ciudad Vieja, tras la guerra árabe-israelí.

El Monte del Templo deja al descubierto las diferencias entre los propios judíos israelíes y expone las diferencias entre Israel y organizaciones judías liberales de Estados Unidos.

El muro fue escenario, en julio, de un enfrentamiento entre la policía, judíos ortodoxos y una organización de judías israelíes y estadounidenses por un lugar para practicar su religión.

En el judaísmo ortodoxo, las mujeres no tienen un espacio para orar.

El incidente comenzó cuando integrantes de Mujeres del Muro trataron de orar allí con la Torá, libro sagrado del Judaísmo, y la policía detuvo a la presidenta de la organización, Anat Hoffman.

"No hicimos nada malo", gritaba, mientras la policía la arrastraba a una camioneta de la fuerza. "Nos ajustamos al dictamen del Tribunal Supremo. No hay motivos para que me lleven presa", continuó.

Presionado por rabinos ortodoxos, el alto tribunal de Israel prohibió a las mujeres, en 2003, leer la Torá en la plaza del muro occidental.

Pero para evitar las continuas protestas, el tribunal dictaminó que podían reunirse en un sitio alejado. La parte conocida como arco de Robinson, que no está a la vista de los fieles ortodoxos.

Las mujeres libran una lucha política "fanática", protestó el rabino responsable del muro, Shmuel Rabinowitz.

"Personas de todas las confesiones y de distintos tipos de corrientes judías son bienvenidos. Pero deben respetar las costumbres de quienes suelen vienen a rezar y comportarse como corresponde", indicó.

"Sólo cantábamos y rezábamos con la Torá rumbo al arco de Robinson para terminar nuestro servicio", apuntó Hoffman.

No es la primera vez que la detienen a ella y a otras integrantes de la organización. En enero, la interrogaron, le tomaron huellas dactilares y la amenazaron con acusarla de cometer un delito grave.

"No se permiten mujeres aquí", reza un cartel a la entrada de la sección reservada a los hombres. Ellas pueden escuchar, pero no asistir a los varones. Una barrera a la altura de la cabeza se los impide.

Se trata de una batalla de género entre judíos. Los ortodoxos instan a las mujeres que cuestionan la predominancia masculina en la religión a respetar su lugar.

"Hoy, las mujeres no pueden cargar la Torá", se lamentó Hoffman. "Mañana no podremos mirarlo, luego tampoco acercarnos al muro. Cuando quieras acordar, Jerusalén estará segregada. Hacia eso vamos", añadió.

"Este es un lugar de unidad, no de discordia ni polarización. No nos olvidemos que hace 2.000 años el Templo de Jerusalén fue destruido por conflictos y odios internos", replicó el rabino Rabinowitz.

"Nuestros enemigos se esfuerzan por deslegitimar al estado judío, y el mensaje de las autoridades es deslegitimar el liberalismo dentro del judaísmo", se lamentó Hoffman.

La batalla de las Mujeres del Muro refleja la forma en que los judíos ortodoxos rechazan el desafío que suponen las organizaciones reformistas.

Las prácticas liberales de Hoffman, líder del movimiento judío reformista en Israel nunca se arraigaron en este país.

Las ceremonias son realizadas por judíos ortodoxos, pese a que la mayoría de los israelíes llevan una vida casi laica y recurren a rabino en ocasiones importantes como nacimiento, matrimonio, divorcio y muerte.

El incidente en el muro occidental coincide con el malestar de los judíos estadounidenses por un proyecto de ley presentado al parlamento israelí (Knesset) que otorgará a los rabinos ortodoxos la potestad de controlar todas las conversiones al Judaísmo en Israel.

A último minuto se pudo evitar un diferendo más, el último en la cada vez más tensa relación entre los judíos estadounidenses e Israel. Ambas partes acordaron tomarse seis meses para hacer una "reevaluación" de la situación.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu evitó la crisis al declarar que el proyecto de ley "podía dividir a los judíos".

Además encargó buscar un acuerdo a Natan Sharansky, presidente de la Agencia Judía, responsable de tender puentes entre la diáspora en el extranjero e Israel.

"Los judíos deben unirse cuando la legitimidad de Israel está bajo fuego", señaló Sharansky, un dicho que suele emplearse cuando este país está en problemas.

Pero Netanyahu reconoce que el "problema" excede las diferencias religiosas dentro del Judaísmo y que el verdadero desafío es manejar el creciente malestar de los judíos estadounidenses con las políticas de su gobierno, cuando realmente necesita su apoyo.

(FIN/2010)

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96057

lunes, 2 de agosto de 2010

Obama promete que invasión en Irak ''finalizará'' en agosto pero el ''sacrificio continúa''

Según Barack Obama el supuesto compromiso que mantiene EE.UU. en Irak va a cambiar de un esfuerzo militar a un esfuerzo civil. Tras la invasión de tropas estadounidenses y británicas la nación árabe se vio sumida en una crisis humanitaria con abusos de derechos humanos, víctimas civiles y refugiados.

TeleSUR _ Hace: 02 horas
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este lunes que para el 31 de agosto de este año "finalizará" la Guerra que EE.UU. ha llevado a cabo en Irak desde la invasión de 2003, pero señaló que que "el sacrifico no termina" en el país árabe.

"Mantendremos en Irak una fuerza de transición hasta que retiremos a todos nuestros soldados a fin del año próximo", dijo Obama.

En su intervención ante la convención de Veteranos Americanos Discapacitados, que se celebró en Atlanta (Georgia), el mandatario estadounidense destacó que el 31 agosto será una fecha "importante", según por el acuerdo de seguridad suscrito en 2008 entre Washington y Bagdad.

Este convenio indica que las tropas estadounidense pondrán "fin" a las operaciones de combate y la retirada estadounidense de Irak para finales de 2011.

"No se equivoquen. Nuestro compromiso en Irak va a cambiar de un esfuerzo militar encabezado por nuestras tropas a un esfuerzo civil encabezado por nuestros diplomáticos", señaló el mandatario.

Asimismo, subrayó que no obstante "la cruda realidad es que aún no vemos el final del sacrificio estadounidense en Irak".

Obama recordó que durante su campaña presidencial, en 2008, prometió que llevaría la Guerra en Irak a "un fin responsable". Poco después de iniciar su mandato anunció una nueva estrategia que incluía el paso de las responsabilidades al Gobierno iraquí.

"Como candidato a Presidente prometí dar a la Guerra de Irak un final responsable (...) Poco después de asumir el cargo anuncié nuestra nueva estrategia para Irak y para la transición hacia la responsabilidad iraquí completa. Y dejé claro que para el 31 de agosto de 2010 se terminaría la misión de combate de Estados Unidos en Irak. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo, como prometimos, dentro de plazo", dijo.

Según Obama, las consecuencias de la guerra "pertenecen a un capítulo que se va a cerrar", tras resaltar que mantiene su promesa de "retirar" la totalidad de las tropas estadounidense de la nación árabe para finales de 2011.

"Estas son tareas peligrosas (...) Ya hemos cerrado cientos de bases en Irak o las hemos transferido a los iraquíes. Estamos retirando millones de piezas de equipo en una de las operaciones logísticas más grandes que se hayan visto en décadas", agregó.

Según la Administración de Obama, el Gobierno iraquí cuenta con unos 665 mil soldados y policías que "han asumido la responsabilidad por la seguridad" en el país árabe desde junio de 2009 cuando las fuerzas militares estadounidenses empezaron a apostarse afuera de las ciudades.

Irak fue invadido en el año 2003 por tropas estadounidenses y británicas, junto con la colaboración de países como Australia, España, Dinamarca, Polonia, entre otras.

El origen del conflicto en el país asiático se originó cuando el Gobierno de George W. Bush, en la "Operación Libertad Iraquí", buscaba el derrocamiento del gobierno del Partido Baaz y la muerte del ex presidente iraquí Saddam Hussein.

Sin embargo, esta invasión generó una crisis humanitaria con abusos de derechos humanos, víctimas civiles y refugiados, la destrucción de valiosos tesoros arqueológicos, un incremento de la insurgencia y estallido de la guerra civil, como también daños a la infraestructura y privatización de los servicios básicos.

Esta sangrienta operación ha provocado la muerte de 30 mil 173 civiles, 4 mil 645 soldados de la coalición y mil 22 contratistas.

Tanto en la Guerra de Irak como en la de Afganistán, el Gobierno de Estados Unidos ha gastado alrededor de 600 mil millones de dólares, así como en la seguridad de sus 700 bases militares que poseen en 130 países del mundo.

Esta nación del Medio Oriente ha sufrido recientemente un repunte de la violencia que coincide con los preparativos del Ejército de Estados Unidos de presuntamente reducir a finales de este mes su número de soldados de 140 mil a 50 mil.

teleSUR-EFE-elpais.com/kg-PR

Datos personales

Escritora ultimahorajihad@gamail.com